Bullying Stop – Basta Acoso Escolar

Marco normativo y procedimentos preventivos ante situaciones de acoso escolar padecidos por nuestros alumnos

 

En principio es importante considerar que en nuestro ordenamiento jurídico producto de la última reforma constitucional se le ha otorgado jerarquía de ley suprema a los diferentes pactos y tratados internacionales sobre los DDHH.

Desde aquella perspectiva se ha construido un nuevo paradigma legal en el abordaje de los derechos de los niños. Estos dejaron de ser objetos para pasar a ser sujetos de Derechos de acuerdo a la Convención  Internacional de los Derechos del niño. Siguiendo con ese análisis, los Estados parte, la familia y la sociedad en su conjunto, por lo tanto la institución educativa también,  deben  procurar el cumplimiento de  sus derechos y arbitrar los mecanismos para lograr su armonioso y digno   desarrollo integral. De acuerdo a ello, a continuación formulamos algunos interrogantes que pueden ser de utilidad para nuestra labor .

¿Alguno de tus alumnos la está pasando mal?, ¿Tiene algún derecho vulnerado o en riesgo de vulneración?. ¿A donde recurrir?

A partir de la ley de protección integral de los derechos de los niños y adolescentes (ley nacional 26.061, promulgada en Octubre de 2005), tenemos la responsabilidad como adultos de tomar parte y acción frente a un caso de derecho vulnerado, somos los adultos los responsables de habilitar las vías de protección y restitución del derecho a estos niños.

La herramienta, de acción rápida y directa es llamando al 102, número habilitado por la ley local (la 114) para denunciar y activar los dispositivos de restitución de derechos que ofrecen todas las políticas públicas disponibles al momento frente a una violación de derechos de los niños, niñas y adolescentes.  La misma es gratuita y funciona las 24 hrs., los 365 días del año.

La otra herramienta son las Defensorías Zonales (son 15 puntos en los distintos barrios de la Ciudad, y la mayoría se encuentran radicadas en los edificios de las Comunas). Las mismas son espacios  donde te podés acercar a realizar una denuncia o bien para asesorarte, o incluso como institución acercarse a armar algo inter-institucional.

Las defensorías cuentan con equipos inter-disciplinarios de trabajadores sociales, psicólogos y abogados, que acompañarán el caso a fin de dar una respuesta integral a las problemáticas planteadas. A este espacio pueden acceder los mismos niños, niñas y adolescentes,  sus familiares u organizaciones de la comunidad

Es importante saber al respecto que en nuestra actividad como docentes y miembros de establecimientos educativos, ante el conocimiento de la vulneración de derechos de  los niños y adolescentes  se deberá indefectiblemente comunicar tal circunstancia a la autoridad administrativa de control jurisdiccional bajo apercibimiento de incurrir en la responsabilidad de omisión .

Para situaciones de hostigamiento e intimidación (bullying) padecidas por niños/as y adolescentes en la escuela

*La ley 26892/13 de Promoción de la convivencia y abordaje de la conflictividad social en las instituciones educativas (aún pendiente su reglamentación), propone el abordaje de intervenciones pedagógicas a través de la mediación en los conflictos que se produzcan en las mismas.

*Ley 3055/09 (Caba) sobre el sistema integral de mediación escolar que prevé la amplia  participación de los diferentes actores sociales de la comunidad educativa a los efectos de prevenir diferentes hechos conflictivos.

Guía de orientación educativa para el tratamiento del acoso entre pares, del Ministerio de Educación de la Ciudad, que establece como protocolo de intervención:

  • Comunicar al equipo directivo
  • Dejar constancia en el libro de actas de la institución
  • Realizar respetuosas entrevistas con las familias involucradas
  • Dar intervención a los Equipos de Orientación Escolar
  • Ante situaciones de extrema gravedad y urgencia dar de inmediato aviso al SAME y/o al Consejo de Derechos del niño, niña y adolescentes.
  • Elaborar un informe y remitirlo a la supervisión

Fuente: SADOP

AF

Share Button

Educación para jóvenes y adultos: ocho países de América Latina buscan consensuar un curriculum de calidad

Entrevista a Isabel Infante y María Eugenia Letelier, consultoras de la UNESCO encargadas de sistematizar los aportes de los ministerios de Educación de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, México, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay con el objetivo de identificar criterios consensuados que ayuden a la construcción de un currículum de calidad para la educación de personas jóvenes y adultas.

Esta sistematización se da en seguimiento a la Sexta Conferencia Internacional de Educación de Adultos, realizada en Belém do Pará (Brasil, 2009). Su Marco de Acción fue aprobado como una guía para los países con el fin de “aprovechar el poder y potencial del aprendizaje y la educación de adultos para un futuro viable”. La Oficina Regional  de Educación de la UNESCO para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago), y el Instituto de Aprendizaje a lo largo de la Vida (UIL-UNESCO), están impulsando el desarrollo de algunos de los compromisos señalados en dicho Marco de Acción en América Latina y el Caribe. Este trabajo se ha realizado en el marco de ese esfuerzo.
¿Cuál es el valor de identificar los criterios consensuados de los ocho países que participaron para ayudar a la construcción de un currículum de calidad para la Educación de Personas Jóvenes y Adultas (EPJA)?
Contar con criterios consensuados entre personas que trabajan en educación de personas jóvenes y adultas de diferentes países es de gran valor en muchos sentidos. No hay duda de que el proceso se ha enriquecido con la participación y la experiencia de personas de países y contextos diversos. Al ser consensuados, llegamos a criterios más pertinentes para la construcción de un currículum de calidad. Por otra parte, la participación y el interés con que han respondido y aportado los participantes de distintos países puede contribuir a que los criterios influyan realmente en el proceso de elaboración o ajuste del currículum en cada contexto nacional.
¿Por qué se dice que la EPJA trabaja con la crisis del sistema educativo y del sistema escolar? ¿qué desafío en particular representa esto para la definición de un currículum?
La EPJA trabaja para abordar la crisis del sistema educativo, pues recoge a las personas jóvenes y adultas que lo han abandonado por diferentes motivos, tanto por problemas personales económicos y laborales, como por la incapacidad de éste para responder a su cultura y sus necesidades o por la falta de cobertura para las poblaciones más aisladas. Para la definición del currículum, este tema presenta el desafío de la diversidad: la EPJA debe atender a poblaciones jóvenes y adultas, con necesidades e intereses diferentes, con culturas distintas. Por ello, el currículum debe ser capaz de sustentar la generación de programas específicos para los distintos grupos de población. Los criterios de calidad permanecen y orientan también dichos programas.
Siendo América Latina y el Caribe la región más desigual del mundo ¿de qué maneras un currículum puede aportar a la inclusión y la cohesión social?
La inequidad y segregación social en nuestra región constituyen un obstáculo para el pleno desarrollo de las personas y para el pleno ejercicio de los derechos humanos y la ciudadanía. Generar políticas inclusivas es un desafío para todo el sistema escolar y una exigencia fundamental para la EPJA; se puede decir que la inclusión es un fundamento esencial y un criterio orientador para la educación de jóvenes y adultos.
La inclusión está relacionada con el acceso, la participación y logros de todos los participantes en los procesos educativos, con énfasis en aquellos que están en riesgo o han sido excluidos o marginados. Para contribuir a la igualdad de oportunidades, las políticas de inclusión social deben reconocer la diversidad cultural, la diversidad de necesidades y de capacidades de las personas, favoreciendo su pleno acceso a la educación, la conclusión de estudios y los logros de aprendizajes de todos.
En la llamada sociedad del conocimiento se requieren competencias en el ámbito personal, profesional y público ¿cómo se logra ese equilibrio? ¿Qué rol cumple la educación para la ciudadanía?
La educación de personas jóvenes y adultas, en el marco del aprendizaje a lo largo de la vida, debe contribuir al desarrollo de aquellas competencias que demanda la inserción laboral y social, en una sociedad afectada por el rápido avance de la tecnología y de la ciencia. Se han definido como competencias de base las que permiten a las personas participar activamente en su entorno, tanto en el plano social como en el laboral: comprensión de lectura, escritura, cálculo; comunicación en forma oral y escrita, flexibilidad, iniciativa, autonomía, capacidad de trabajar en equipo y competencias tecnológicas. Sin embargo, todas ellas pueden ser desarrolladas en diferentes niveles, en un aprendizaje que se prolonga durante toda la vida.
La formación para la ciudadanía constituye una exigencia fundamental para el currículum: en este sentido se deben abordar los temas y competencias incluidas en los cuatro pilares de la educación, especialmente “aprender a ser y aprender a convivir”, a tener responsabilidad consigo mismo, con los demás y con el medio ambiente, en la búsqueda de una ciudadanía activa y responsable, comprometida con la construcción de una sociedad más justa.
Multiculturalidad y multilingüismo son parte de las características de nuestra región ¿cómo deben ser considerados el contexto cultural y las lenguas indígenas en propuestas curriculares en EPJA?
El currículum debe ser adaptado a las realidades diversas de los países. Por ello, el documento que hemos elaborado señala criterios que deben ser considerados, entre los cuales dos de ellos se refieren a la “centralidad de la persona que aprende” y “el enfoque del contexto”. Siendo así, el currículum, que puede expresarse a través de programas diversos, debe responder a las características de las personas que aprenden. Ello significa incluir lengua vernácula, visión de mundo del grupo, estilo de aprendizaje configurado culturalmente, diversidad de intereses y necesidades.
No hay un único lugar ni tiempo para aprender ¿cuál es la importancia de reconocer los aprendizajes previos?
La convicción de que el aprendizaje se adquiere y desarrolla en diferentes espacios, formal, no formal e informal, plantea el desafío de encontrar nuevas formas de comprobación y certificación, independientemente del modo cómo se han adquirido los aprendizajes. Ello requiere generar mecanismos de reconocimiento y certificación de aprendizajes previos, que faciliten la trayectoria formativa de las personas; este es un desafío que debe incluirse como un elemento clave en la formulación de un currículum de calidad en el contexto del aprendizaje a lo largo de la vida. Sin duda es un tema que despierta gran interés entre los países; un tema de largo plazo que requiere capacidad técnica y de gestión para diseñar e implementar componentes centrales de un sistema de aprendizaje a lo largo de la vida.
¿Qué consecuencia tiene considerar la “Centralidad de la persona que aprende y el  contexto” al elaborar un currículum?
El foco de toda política educativa debe ser el aprendizaje y la formación de los seres humanos que participan de los procesos educativos. Dar centralidad a las personas implica considerar el contexto en que están insertas y reconocer la importancia que tiene para el aprendizaje la cultura e identidad de todos sus participantes. Los diseños curriculares articulan y orientan los procesos y son una guía para la acción. En su implementación se debe considerar el papel protagónico de los docentes y otros que participan en el proceso y respetar las características de las personas y su cultura para potenciar el despliegue de sus capacidades y competencias.
Share Button

a organización de la Democracia en PARTIDOS como problema

 

La organización de la Democracia en PARTIDOS como problema

La cuestión de la ineficiencia de la forma de organizar la represantación de la voluntad del pueblo soberano en Partidos es hoy un problema vital para la msma existencia de la democracia. .Desde la famosa crítica de Robert Michels en 1911 describiendo la organización de los partidos, como jaulas de hierro en que una oligarquia manipula todos los flujos de información necesaria a la toma de decisiones, sin repreentatividad democrática, hasta hoy, la forma concreta de organizarse en partidos politicos no ha mejorado nada. El cada vez mayor absentismo de las clases sociales menos favorecidas (la clase alta, tradicionalmente de derecha sigue votando en una proporción incomparablemente mayor que la de la clase obrera) es un signo bien claro de que algo falla en el actual sistema politico.

La alternancia en el poder de uno u otro partido se ha convertido casi en una mera sustitución de siglas, un formulismo vacio de sentido. La parte de la sociedad que percibe que esos cambios de siglas no van a mejorar su calidad de vida va aumentando –   y habria que estudiar si el aumento de desigualdad social y desaparición progresiva de la clase media no es otro signo de que vivimos una crisis muy profunda del sistema politico.

Junto al índice de abstención, que en las democracias occidentales se acerca al 50%, debemos considerar otro síntoma de la situación realmente patológica en que se encuentra la democracia parlamentaria y de partidos: es la reaparición de formas antidemocráticas de  tipo fascismo que actualmente se autodenominan Populismos.  Como bien diagnosticó Hannah Arendt, más que de izquierda o derecha, la salud del sistema se manifiesta en el aumento o en el control a las tendencias totalitarias. Los extremos se unen. Esto se ha visto claramente en la forma en que el partido comunista francés pidió que no se apoyara a Macron

 

Share Button

La Biblia no es “Palabra de Dios”

Reflexiones críticas sobre la idea de los libros sagrados como “revelados”

Haya            La Biblia no es Palabra de Dios; los evangelios no son Palabra de Dios, las Encíclicas de Juan Pablo II o de Francisco no son Palabra de Dios; el Credo no es Palabra de Dios.

Dios no se expresa con palabras humanas, Dios no sopla al oido de un profeta o fundador de religión ninguna doctrina o credo. El estudio de los textos fundacionales de todas las grandes religiones no nos revela ideas divinas, sino ideas de un individuo inmerso en una cultura y un entorno concreto.

Dios se expresa en la naturaleza, en la conciencia humana, en la belleza y en el amor. Dios inspira su espíritu en la conciencia del cristiano, del judío, del musulmán, del budista, del taoísta, del wichi o quechua de las zonas andinas etc. Y también en las reflexiones del honesto ateo; otra cosa es que le escuchemos, o no. Como dijo Pedro:

“Realmente, voy comprendiendo que Dios no discrimina a nadie, sino que acepta al que lo respeta y obra rectamente, sea de la nación que sea” (Hechos 10,34-35).

Los textos sagrados sólo son algo así como las Gramáticas en que los seres humanos intentamos hablar con conceptos condicionados por nuestro entorno sociocultural sobre eso que está más allá de toda experiencia cotidiana. En su obra Variedades de la Experiencia Religiosa, William James lo formulaba con esta parábola. Había un individuo que vivía en un cerrado jardín, y sólo conocía y sólo podía hablar de lo que cada día veía allí. Pero construyó una torre y desde arriba divisó otros paisajes y objetos antes desconocidos, pero al explicar a su familia lo descubierto no pudo utilizar sino las palabras empleadas en su experiencia cotidiana. Y eso es lo que puede suceder cuando desde nuestras experiencias y lenguaje cotidiano intentamos describir lo que se capta en la reflexión sobre ese ámbito de lo transcendente o de lo experimentado místicamente. Lo que dijeron tantos fundadores o profetas de distintas religiones no nos dice realmente cómo es el fundamento último o eso que llamamos absoluto transcendente, sino sólo lo que ellos CONSTRUYEN con conceptos inmanentes sobre la transcendencia.

Por eso los libros canónicos y los no canónicos ofrecen visiones del origen del Cristianismo muy diferentes a la oficial-jerárquica  – la diferencia entre ambos cambio frecuentemente durante los primeros siglos, la Didaché de los apóstoles donde en la ultima cena no hay ninguna alusión a la conversión del pan y vino en carne y sangre de Cristo, fue libro canónico hasta mediados del siglo V. Como decía uno de mis profesores, los llamados libros revelados sólo nos revelan realmente como  pensaron sus autores, cómo interpretaron los nietos de los discipulos de Jesus sus enseñanzas. Lo mismo sucede con los diálogos de Confucio, o con los discursos de Buda.
 

  • Interpretar el mensaje de Dios

             La dificultad está al traducir el mensaje de Dios en conceptos y en comportamientos humanos. Jesús había anunciado que les transmitiría su espíritu a los discípulos; ¿cuándo y cómo lo cumplió? Para expresar la importancia de tal acontecimiento, Lucas, posiblemente educado en ambiente helenista, con indudables influencias de las comunidades epicureas que se organizaban compartiendo pan y vino entre libres y esclavos, mayores y jovenes, ricos y pobres, mujeres casadas y hetairas y buscaban que la comunidad abierta les ayudara a ser felices, añade que la comunidad de Jerusalén dirigida por Jacobo, el mayor de los hermanos de Jesus, tiene una experiencia religiosa que describe con la escenografía de Pentecostés, con estruendo, lenguas de fuego y glosolalia. Juan, un autor que según Boyarin escribió en una sinagoga judeo-cristianII, y lo hizo años después de Lucas, lo expresa en forma menos aparatosa pero más coherente con la mentalidad  íntima, con una aparición y un soplo semejante al bíblica de la sinagoga, en referencia a la creación del primer hombre.

Y la mayor discrepancia  entre los discípulos , manifiesta en su interpretación de las ideas de Jesús sobre superación de la Ley Mosaica. Y en la discusión entre Pablo y Pedro no les quedo otro remedio que recurrir a la autoridad del que en su cultura semítica era heredero de Jesús, el mayor de los hermanos Jacobono entenderían muy bien lo que les enseñaba el espíritu porque tuvieron que discutir mucho para ponerse de acuerdo sobre continuar con la circuncisión o prescindir de ella.

El espíritu de Dios estaba, y está, en todos los humanos desde nuestro nacimiento; lo que nos falta es dejar que esta presencia se vaya manifestando en las personas y en la sociedad.

Traducir con nuestras palabras ese manifestarse de Dios no es como traducir del arameo o del griego al castellano; que ya es difícil: “traduttore traditore”. Sería algo así como traducir la música en el lenguaje jurídico. Rûmî y San Juan de la Cruz tradujeron la inspiración de Dios al lenguaje de la poesía; más decepcionante fue traducir esa inspiración a conceptos, como vemos al comparar la poesía de“El Cántico espiritual” con la explicación del mismo san Juan de la Cruz.

Nuestro cerebro está hecho para explicar el mundo en que vivimos y no podemos renunciar a esta tarea porque necesitamos un “Manual de instrucciones” que nos ayude a entender el mundo y la sociedad para manejarnos en ellos, tanto en la manipulación física, como en las relaciones sociales, o en la contemplación de la belleza.

La consideración de los libros sagrados como palabra de Dios ha sido útil para organizar la convivencia social y política de los pueblos, y para dar consistencia a sus gobiernos pero, en el desarrollo histórico, la mayor parte de esta misión ha ido pasando a la sociedad civil, que se ha fortalecido y ha tomado conciencia de esa misión, en su legislación, protección social, educación, y demás aspectos de nuestra convivencia.

Por otra parte, el auge de la cultura científica, y últimamente de la hermenéutica, nos obliga no sólo a matizar sino a reformular la creencia sobre el origen de esos libros sagrados. Algunos relatos bíblicos se contradicen con actuales descubrimientos arqueológicos y, lo que resulta más grave, se contradicen entre sí o se contradicen con la más elemental ética actual.

En una conferencia comencé leyendo este texto del Primer Libro de Samuel

Así dice el Señor de los ejércitos: Yo castigaré lo que hizo Amalec a Israel al oponérsele en el camino cuando subía de Egipto. Ve, pues, hiere a Amalec, y destruye todo lo que tiene, y no te apiades de él; mata a hombres, mujeres, niños, y aun los de pecho, vacas, ovejas, camellos y asnos (1Sam 15,3).

¿Alguien se atreve a decir que esto es palabra de Dios? La orden de matar a los niños de pecho no es palabra de Dios; atribuirla hoy a Dios sería una blasfemia. Aniquilar a los enemigos actuales y futuros fue una táctica de un exaltado nacionalismo en una época muy atrasada en la evolución de la conciencia.

En el mismo sentido es conocida la carta que un oyente envió a la locutora Laura Schlessinger, que había reprobado la homosexualidad basándose en un texto del Levítico 18,22. En esta carta el oyente le pide la interpretación de diez textos del Antiguo Testamento, desde uno que le permite vender a su hija como esclava (Éxodo 21,7) hasta otro que le impide acercarse al altar si tiene un defecto en la vista (Levítico 21,18-20).

 

  • Importancia de los libros sagrados

              El teólogo dominico Edward Schillebeeckx decía que “la Biblia es palabra humana sobre Dios”. La liturgia termina la lectura del evangelio reconociéndolo como “Palabra de Dios”; creo que debería cambiar esta expresión, porque esta afirmación, repetida y una otra vez en un ambiente sagrado, tiene una enorme eficacia de convicción subliminal. Y esta convicción mantiene a los participantes alejados, o enfrentados, a una cultura y a una fe adulta.

La Biblia no es palabra de Dios. La Biblia, como otros libros -sagrados, filosóficos, poéticos, o legislativos- nos transmite palabras humanas surgidas de la experiencia de personas con un avanzado nivel de conciencia que, en un determinado momento, han orientado a sus pueblos hacia mejores relaciones morales, sociales y espirituales. La Biblia, y todos los libros sagrados, son valiosas antologías de destacadas experiencias religiosas y éticas.

Dios, la Realidad inmanente y trascendente, no se manifiesta directamente en los libros sagrados; se ha manifestado en la conciencia humana, y esta experiencia ha sido traducida a los libros sagrados, inevitablemente mediante los conceptos culturales de su época, y con más o menos acierto. Igualmente la teoría de la relatividad o la teoría cuántica han llegado a los libros por medio de los descubrimientos realizados por los científicos.

¿Que hacemos, pues, con la Biblia? Por lo pronto sacarla del rincón de la biblioteca -o de la vitrina en la que se mantiene respetuosamente encerrada- y leerla paulatinamente, porque los cristianos tenemos en ella las raíces de nuestra espiritualidad, con momentos éticos y místicos extraordinarios. Necesitaremos sin embargo alguna Introducción o Comentario, que nos ayude a situar su contexto histórico y su progresiva evolución ética y cultural.

El Nuevo Testamento es más breve y algo más comprensible para nuestra cultura. En él encontraremos las diversas tendencias que surgieron sobre la interpretación del mensaje de Jesús; tendencias que fueron poco a poco reajustadas – o suprimidas- para que encajaran en una teología común, para iglesias muy dispersas, con culturas y circunstancias sociopolíticas muy distintas. Una lectura atenta y bien documentada de estos escritos del Nuevo Testamento será el mejor camino para la vuelta a un pluralismo religioso, como exige nuestra conciencia actual.

Los evangelios son lectura imprescindible de todo cristiano para volver a Jesús; el riesgo que corremos es que, al leerlos, proyectamos sobre ellos las explicaciones que venimos oyendo desde nuestra primera comunión. Tenemos que leer el evangelio desde los signos de los tiempos y desde nuestra conciencia, pIero leerlos Hoy nos obliga a no pasar por alto todo lo que la investigación ha ido desvelando desde hace ya casi tres siglos. La misma cronología habitual en que se afirman fechas para los distintos escritos, o la clasificación discriminando apócrifos no es antigua, se elaboró casi quinientos años después de la muerte de Jesús. Markion, considerado hereje, pero  al que reconocieron sus adversarios ser un gran conocedor de la tradición escrita conocía en el 140 un solo evangelio.  En la polémica de ireneo de Lyon contra Valentini y otros gnósticos presenta un argumento contundente, hacia fines del siglo II, afirma que ahora tenemos cuatro evangelios, indicando así que las intepretaciones surgidas hace cien años, a fines del siglo I, todavia no disponían de esas fuentes. Y el mayor argumento contra esa cronología basada solamente en tradiciones, que arrancan de la época en que el cristianismo ya era religión del imperio, es el silencio de los primeros escritores cristianos. En la escuela teológica holandesa del siglo XIX ya se discutió el tema del origen de las epístolas de Pablo pues es totalmente impensable que en Jerusalén y Palestina, como se lee en el investigador Josefo, los seguidores de Jesús solo fueran uno de casi cien agrupaciones religiosas, y mucho antes Pablo tuviera que zanjar conflictos en las comunidades cristianas del ámbito griego como si ya fueran grupos numerosos. Y en las deuteropaulinas, posteriores, no hay referencia alguna ni a palabras de Jesús ni a textos sobre su vida. Por eso la investigación sobre el Jesús histórico, contrapuesto al Cristo de la fe, como figura creada por reflexión mas tardía, donde son innegables influjos de las religiones de misterios, algo totalmente extraño a los judeocristianos, hoy va intentando reconstruir, casi en estilo de detective de novela policiaca, la figura de aquel galileo venido de una de las provincias más pobres de Palestina, y que fue ejecutado como rebelde politico por los romanos, pues la crucifixión no era pena que pudieran imponer las autoridades religiosas judías. A Jacobo el mayor de los hermanos de Jesús lo ejecutaron unos veinte años después por lapidación, lo mismo que antes habian hecho con Felipe probablemente los mismos judeocristianos que se negaban a aceptar a los no circuncidados en la comunidad crisitiana.

De

¿Qué nos dicen los evangelios sobre el papel de la mujer en el movimiento de Jesús? ¿Lo alteró Pablo al decir que el resucitado se apareció primero a Pedro? ¿Lo interpreta bien la teología actual al excluir a la mujer del sacerdocio? ¿Qué papel concedió Jesús al sacerdocio oficial y al culto en el templo? ¿Cómo consideraba Jesús la riqueza, el poder, y los signos de prestigio? Las muy variadas tradiciones, con sus condicionamientos culturales, pues en la parte oriental del imperio, desde Alejandro había una diversidad religiosa, filosófica y social sólo comparable a lo que hoy vivimos con la globalización y cruce de culturas,, como se muestra sobre todo en los llamados apócrifos, en que Jesús no solo era un judio que no podía reconocer al emperador como Filius Dei, pues eso iba contra su monoteismo, sino en que criticó todas las barreras entre etnias, culturas, género, clase social etc. como opuestas a su ideal de fraternidad universal. Y la mayoría de los relatos conservados afirman que María Magdalena ocupaba el primer lugar entre las personas cercanas a él. Un rebelde al culto y ritos de un Templo cautivo de una casta sacerdotal corrupta (el episodio de la expulsión de los mercaderes es precisamente lo que dispara su apresamiento), y que en lugar de rituales religiosos establece como fuente de unidad de la comunidad, compartir pan y vino, sin distinción de rico-pobre, esclavo-libre, hombre-mujer etc. fue realmente visto como revolucionario, por eso algunos llegaron a verlo como celote. Aqui criticamente creo debemos considerar que el hecho de que alguno de los discípulos llevara armas no indica en absoluto que se tratara de un grupo armado, simplemente para viajar en aquellos caminos llenos de bandidos era una medida de prudencia que alguno del grupo fuera armado. Pero la discriminación de la mujer, que evidentemente se hizo ya en las primeras comunidades (aunque en alguna catacumba vemos mujeres presidiendo la asamblea de creyentes) era algo totalmente natural en la cultura machista de judios o romanos. Y eso no  basta como argumento contra el sacerdocio de mujeres o de sujetos de cualquier identidad de género, sobre todo al recordar al Jesus de Nazaret que frecuentaba el trato de los más marginados.

Tenemos que escuchar la palabra de Dios (mejor, el mensaje de Dios) en nuestra conciencia. Y para descifrar este mensaje será fundamental el ejemplo y las palabras de Jesús, y su resonancia en nuestra comunidad; también las palabras de otros expertos y sabios, antiguos o actuales, y el sentir del pueblo sencillo, de cualquier cultura o religión. El  evangelio posterior a la fuente común (todavía perdida pues la investigación no encontró manuscrito alguno que la reflejara), el evangelio de Tomás nos ilumiina, a pesar de haber sido redactado en una comunidad marcada por la filosofía de la Gnosis, cuando narra que a la pregunta de los discípulos, Señor y cuando tu te vayas, dónde te encontraremos, Jesús responde: mirad en vuestros corazones y ahi resucitaré para vosotros. El evangelio de Tomás no conoce otro tipo de resurrección, pero ese sigue siendo accesible a toda persona de  buena voluntad.

Cuando al comienzo del racionalismo europeo, Sir Francis Bacon,  experimentado en el complejo y sucio circo de la politica, definía los sesgos que impiden ver claramente la realidad clasificandolos como ídolos de la mente se empezó a tomar conciencia refleja de que es nuestra mirada la que nos permite o impide ver la realidad de forma más o menos deformada. Luego en el siglo XIX se desarrolló la Hermeneútica precisamente para ayudarnos a discernir no ya los movimientos internos de la conciencia, como enseñaron los estoicos a Loyola en sus reglas de discernir espíritus, sino también a ver a través de los condicionamientos sociales e históricos lo que hay de verdad en nuestras concepciones humanas. Pero la iluminación budista, lo que los adeptos al Zen llaman Satorio nos lleva a ver toda la realidad a la luz de lo que nos trasciende. Y yo tambien creo que la mejor hermenéutica ya la nos la enseñó Jesús: ¡Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios!

18 comentarios

Share Button

La escuela inclusiva

La misma requiere

Implicación por parte de toda la comunidad educativa: familias, profesorado y alumnado.
Propuestas metodologías que hagan que el alumno/a sea el protagonista en su propio aprendizaje: aprendizaje cooperativo, grupos interactivos, tutoría entre iguales, uso de las nuevas tecnologías etc.
Cambios organizativos, que promuevan una mayor flexibilidad en cuanto a la distribución de agrupamientos, espacios y tiempos, aceptando la diversidad como riqueza.
Currículo flexible dando respuesta a todos los alumnos/as, priorizando el aprendizaje de las competencias básicas.

Para poder llevar a cabo esta propuesta es necesario informar, sensibilizar e implicar a toda la comunidad educativa de un centro escolar. Este trabajo pretende ofrecer materiales que den a conocer la realidad de nuestro alumnado y ayuden a promover valores de respeto, empatía y aceptación de las diferencias.

Cada centro tiene diferentes características y por ello se pretende que este material se pueda adaptar a las mismas y pueda ofrecer la ayuda necesaria para poder avanzar en la construcción de un sistema educativo más inclusivo.

A.F

Share Button

Los hijos de los clérigos son sobrinos

Filii nominantur nepotes

Sentada en mi sofá, sin mirarme a los ojos, me lo espetó: “Monseñor, qué pena que haya regresado sin su sobrinita; aunque se dice que es hija suya”. Aprovechó los pocos minutos de ausencia de mi madre, ocupada en la cocina. Era Pasqualina Fois, sarda, 46 años, “doméstica” de monseñor Umberto Cassani. El mío y el suyo eran apartamentos contiguos, en la primera planta del Palazzo del Sant’Uffizio.

      Desde hacía un año, mi madre estaba conmigo. En mis primeras vacaciones como oficial del Vaticano, ella observó, preocupada, mi aspecto enfermizo. Carencia de cuidados. A sus 65 años se empeñó en ir conmigo a Roma, dejando atrás casa y marido. Decidimos que le acompañara Pilar, 8 años, hija de mi hermano Gervasio. Mamá se sentiría más acompañada en un país desconocido, entre desconocidos, con idioma desconocido. A la niña le encantó la aventura. Durante un año convivimos los tres. A mi función de oficial, añadía las labores de padre. A diario, llevaba a Pilar al cercano Colegio del Gianicolo y la recogía. Aprendió el italiano. Hizo amigos/as. Fue recibida y acariciada por Pablo VI, una vez conmigo y otra también con mis padres. Al regresar de las siguientes vacaciones veraniegas, sólo me acompañó mi madre. Mi hermano y cuñada no soportaron quedarse nuevamente sin su pequeña. Ésta se disgustó ostensiblemente. Durante meses tuvo pesadillas relativas a mí y al mundo romano. (Pili es hoy madre de un adolescente, abogada y profesora. No me importaría haber sido su padre. Un besazo, sobrina).

Me sentí incómodo con las palabras de Pasqualina. Las atribuí a una nueva acometida libidinosa de una mujer hipersensual ante un bombón de 34 años. Ella pertenecía a una singular hermandad italiana de sirvientas del clero: “ausiliari del clero”. En esa asociación ingresaban mujeres libres cuarentonas. Era la edad recomendada por el Concilio Tridentino. Necesitadas de afecto y sexo, con frecuencia lograban ambas metas con sus “amos”. También, un sueldo, un cierto prestigio y algún poder. Se aburría con mons. Cassani, un amable septuagenario que había sido Capo Ufficio, jefe de la sección matrimonial de la Congregación. Pretextando ayudar a mi madre, había ido colándose en mi casa de la que había obtenido una llave. Era una excelente cocinera. A espaldas de su patrón, nos deleitaba haciéndonos probar sus guisos y postres. En confidencias anteriores, había presumido de haber sido la “doméstica” y amante de mons. Jacques Martin, diplomático, entonces arzobispo Prefecto de la Casa Pontificia y más tarde Cardenal. Según ella, mons. Martin la sustituyó por María, otra “ausiliare”, también sarda, a la que conocí y traté. Pasqualina, aunque lo disimulaba, odiaba a su sucesora en el apartamento (y en la cama?) de mons. Martin. Con éste llegué a tener amistad. Me atendió cada vez que le pedí un favor para alguien que visitaba el Vaticano y pretendía acercarse al Papa. En unas tres ocasiones, mi madre, mi sobrina y yo salimos a los “castelli romani” con mons. Martin y mons. Cassani acompañados de sus respectivas “ausiliari”.

Días después de la conversación del sofá, mi sorpresa fue mayor. Mi colega y amigo alemán Herman Schwedt me convenció de que cuanto me había dicho Pasqualina tenia fundamento. Suele acontecer. El interesado es el último en enterarse. El cotilleo sobre mi supuesta paternidad era real. Pero no era una excepción. Mons. Plenteda, notario del Santo Oficio, Mons Lancciotti, Mons. Çertö, los tres con domicilio en el Palazzo, también tenían “sobrinos/as” adolescentes. El citado mons. Cassani tenía un hijo, Paolo, casado y con dos niñas. A Paolo, a su esposa Livia y a las dos niñas de entre 6 y 8 años, los conocí y traté media docena de veces en sus visitas al padre clandestino, “tío” para la sociedad hipócrita y “bien pensante”. Se trataba de un caso real y verificado. Mons. Cassani me lo había contado todo, todo y todo. Conservaba un emotivo recuerdo de su amante, ya difunta. Trataba a Paolo y a sus nietas como un responsable cariñoso padre y abuelo.

En los restantes siete años fui conociendo casos y más casos de curiales con “sobrinos/as” y con “ausiliari”. Supe que dos “sobrinos” del Cardenal Federico Tedeschini ocupaban cargos relevantes en el Vaticano. Tedeschini había sido Nuncio Apostólico en España. Era un impresionante “mister” en físico, en talento, en diplomacia. Dicen que traía de calle a las mujeres. Murió en 1959. Su muerte ocasionó importantes problemas hereditarios al Vaticano y a sus parientes. Nunca me encontré con sus hijos. Me contaban que se parecían tanto a su “tío” Cardenal como lo hacen tres gotas de agua..

 

Curiosamente, sólo dos meses antes de dejar el Vaticano vine a conocer de boca de Franca, la doméstica de mi amigo Schwedt,que ambos mantenían vida afectiva de pareja desde hacía ocho años. Herman era uno de mis mejores amigos. Varias veces había estado a cenar o a charlar en su apartamento, situado fuera del Vaticano, aunque en sus cercanías. Herman, prudente y cauto, daba por supuesto que yo lo había adivinado. Franca, una siciliana de su misma edad, no pertenecía a la hermandad de “ausiliari del clero”. Fue reclutada por Herman en el Colegio Teutónico cuando ambos tenían 33 años. Ella era camarera. Nunca pude comprender mi escasa perspicacia en este caso. Monseñor Herman Schwedt permaneció nueve años en el Santo Oficio. Después de haber defendido una excelente tesis doctoral en la Universidad Gregoriana sobre Rosmini, se casó con Franca. No tienen hijos, sí sobrinos, esta vez sin comillas. Viven en Limburg, con estancias prolongadas en Sicilia y en el Alto Adige. El obispo de Limburg lo nombró archivero de la diócesis, cargo en el que se jubiló recientemente. Sigue investigando y escribiendo en prestigiosas revistas de tema histórico. Con posterioridad a mi descubrimiento, otro de mis colegas, el estadounidense mons. Richard Maloneme aclaró que el affaire Schwedt era conocido incluso por los superiores del Santo Oficio. Y es que nada se prohíbe y se castiga si no hay una denuncia formal o no salta a la opinión pública. Lo importante es ser cauto, no ser casto.

Los casos relatados se contraen a la Curia romana. No pretendo ser exhaustivo. Los cuento tal y como los experimenté. Siempre que me adentré en la intimidad de mis interlocutores descubrí un affaire que tenía que ver con la afectividad y con el sexo. Tuve ocasión de comentar y valorar esta constatación con amigos colegas curiales. Y concluíamos que el carácter de la persona que tenía cubierta su afectividad y sexualidad mejoraba o no se agriaba. Ello era más importante y evidente en el ejercicio de la autoridad.

Era el año 1969. En la Sección Disciplinaria, llamada por nosotros Sección Criminal, un caso tenebroso de un arzobispo del continente americano. No se le investigaba por “sobrinos”. Supuestamente tenía más de uno. Era por corrupción de menores. El Promotor de Justicia instruía la causa. Él me resumió la positio que todavía debía completarse con documentos y testimonios. El Papa no suele enterarse de esos casos hasta que la causa está muy avanzada. Por lo demás, el Papa, cuando anuncia un Consistorio y preconiza a nuevos Cardenales, no consulta previamente al Santo Oficio, como sí lo hace para el nombramiento de obispos. Pues bien, el arzobispo encausado fue preconizado Cardenal. Ese mismo día, su causa fue archivada. Ignoro si fue eliminada del Archivo y quemada. Un velo cubrió para siempre las presuntas vergüenzas – léase delitos– del arzobispo.

Durante tres de mis ocho años en el Vaticano, actué de comisario-juez para las reducciones de sacerdotes al estado laical. Más de mil casos pasaron por mis manos. La mayor parte de ellos no suscitaba especial curiosidad. Clérigos que se habían enamorado. Otros que, además, esperaban un hijo de su novia o ya lo habían tenido. Algunos no comulgaban con la institución eclesiástica y buscaban fuera de ella una aproximación al mensaje de Jesús. Pocos habían perdido toda fe en el Cristianismo. Pero tuve un caso sobre mi mesa que me impactó. Era de Chile. Siete hijos (sobrinos) con diversas mujeres. Había practicado sexo desde los seis años, iniciándose con su prima de doce. Tenía 34 años. Pretendía casarse con la actual novia y madre de su último bebé al que decía adorar. Sin comentarios.

Con intervalos de algunos años, en tres ocasiones, yo había sido alumno del Pontificio Colegio Español. Año tras año, un compañero seguía allí. Superaba los 40 años. Bastante mayor que el resto de alumnos. Decía que preparaba su tesis doctoral. Era muy reservado, pero correcto. Ya en el Palazzo, la bomba explotó. Me llamó la atención su nombre en grandes caracteres sobre una carpeta del Promotor de Justicia. No daba crédito a cuanto estaba leyendo. Solicitación en confesión, absolución de cómplice, abuso de menores, violación, hijos (sobrinos) de varias mujeres. Estuve deprimido un mes. En mis esporádicas visitas al Colegio seguí viéndolo. Celebraba la Misa en una casa de religiosas. Eso decía. No podía regresar a su tierra, en el interior de la península. Había que disimular el destierro. La diócesis lo becaba en Roma por tiempo indefinido.

Filii nominantur nepotes. Los hijos de clérigos serán sobrinos. No es una broma. Tampoco, un dicho popular. Era una norma legal que viene de la Baja Edad Media. Ya Gregorio VII, el monje Hildebrando de Soana, había allanado el camino. La secular corrupción de la Iglesia romana le sirvió de pretexto. Dominante hasta el extremo, con una fuerte personalidad y un insuperable fanatismo monjil. En 1074 impuso el voto de celibato a todo candidato al sacerdocio. A pesar de ello, muchos clérigos desobedecieron durante siglos. Las Decretales de Gregorio IX (1234) y las Extravagantes de Juan XXII (1320) recogen el aforismo en forma poco definida. El origen, el meollo, está en las herencias patrimoniales. Las riquezas acumuladas por obispos, abades y altos clérigos iban a parar a sus hijos, fraccionando haciendas. Era una etapa en que lo patrimonial se confundía con lo institucional. Los reyes legaban a sus hijos un país, un trozo de territorio, una ciudad, un condado. Los eclesiásticos legaban a sus hijos cuanto habían recaudado intuitu muneris. ¿Solución? Nueva monstruosidad. Los hijos de los clérigos se considerarían sobrinos, no hijos. Los sobrinos no heredan. El patrimonio quedaría donde estaba. En la diócesis, en el convento, en la parroquia. De ahí a imponer radicalmente el celibato va poco trecho. Si los clérigos no pueden tener hijos, no pueden casarse. Si, no obstante, los tuvieren, no serán hijos, son sobrinos. Además, cometen sacrilegio. Puede que también barraganía. El Concilio Tridentino lo tuvo fácil. El celibato obligatorio se universalizó.

Claro que el que hace o dicta la Ley está por encima de la Ley. Dentro de la Iglesia lo hemos visto y lo vemos cada día. La Iglesia nunca ha sido un Estado de Derecho, donde todos, incluidos los mandatarios, estarían sujetos al imperio de la Ley. En el período anterior a las leyes comentadas era bastante normal que los Papas y obispos fueran hijos de Papas u obispos. San Inocencio I fue hijo del Papa Anastasio I. El Papa San Silverio era hijo del Papa San Hormisdas. Juan XI era hijo del Papa Sergio III. Otros Papas fueron hijos de obispos o de presbíteros: San Dámaso I, San FélixAnastasio II, San Agapito ITeodoro I, Marino IBonifacio VIJuan XV. Incluso después de la ley del celibato obligatorio, en los siglos XV y XVI, fueron varios los Papas que engendraron hijos, bien siendo Papas, bien en su anterior condición de obispos: Inocencio IIIAlejando VI, Julio II, Paulo III, Pío IV, Gregorio XIII. Sus hijos/as, al menos algunos/as, no se llamaron sobrinos/as ni sufrieron las exclusiones legales.

Las Leyes de Toro son una compilación realizada por voluntad testamentaria de Isabel la Católica. Fueron promulgadas por Juana Iª de Castilla (la Loca) en 1505. Son 85 leyes que recogen y actualizan el corpus legislativo de la Corona de Castilla en los anteriores siglos medievales. Tanto en la nueva regulación del Mayorazgo como en el completo derecho hereditario, se toca a los hijos de clérigos. Se les niega lo que a otros vástagos se les reconoce. Así, la Ley IX excluye a los hijos sacrílegos (hijos de clérigos ordenados in sacris y de frailes o monjas que hayan profesado) de la herencia de sus padres, trátese de testamento o ab intestato. También, por donación o venta. Por supuesto, quedan excluidos del Mayorazgo del que también son excluidos todos los clérigos, frailes y monjas. La exclusión es amplia y taxativa. Los hijos de clérigos y de frailes o monjas tampoco pueden heredar ni percibir bienes de los parientes de su padre y madre. Es verdad que algunos comentaristas suavizan esta exclusión cuando se refiere a la madre y/o a sus familiares, pero se trata de opiniones minoritarias y contaminadas por ideas y sentimientos posteriores. No sólo el hijo sacrílego sufría las consecuencias de su irregular concepción. En circunstancias singulares, la madre que hubiere tenido ayuntamiento con clérigo, judío o moro, era llevada al patíbulo.

Celso Alcaina, Doctor en Teología, Filología y Ciencias Bíblicas. Lic. en Derecho. Ex-profesor Univ. Comillas y Villanova (USA). Durante 8 años, oficial del Vaticano

Share Button

El Vaticano antepone la politica a la defensa de los derechos humanos

 

Fiscal general de Venezuela

¿Por qué la Iglesia Católica venezolana critica el diálogo y el Vaticano lo apoya?

(Youtube) Venezuela
¿Por qué la Santa Sede, el Estado Vaticano y, más específicamente, el papa Francisco, compromete la independencia e imparcialidad que debería tener en un conflicto entre venezolanos? (Youtube)

Una primera y elucidable razón es que la Iglesia Católica venezolana es una institución militante, proactiva y reactiva, profundamente consubstanciada con sus feligreses que son mayoritariamente democráticos y víctimas de la tiranía de Maduro, mientras el Vaticano es una burocracia fría e impersonal que planea sobre mil millones de personas cuyas angustias físicas y metafísicas le llegan como un hálito helado y evanescente y a través de intermediarios no siempre competentes.

Pero también está el tema de que el Vaticano es un Estado, una estructura política con un presidente, príncipe o caudillo con intereses muy concretos que defender, frente o al lado de otros Estados y se debe a acuerdos, negociaciones o diálogos en los cuales “su” reino sí es de este mundo, y los Estados, como Estados, tienden a consorciarse, a menos que diferencias o choques letales lo eviten.

Un ejemplo de esta imperturbable y fatal arrogancia, la sufren los ciudadanos y demócratas de todo el mundo, cuando llevan sus causas a multilaterales como la ONU o la OEA, y ven cómo una mayoría de gobiernos autoritarios bloquean “por votos” sus peticiones y así la causa de las dictaduras o semidictaduras persiste y crece, como hiedra, por todo el mundo.

Sin embargo, teólogos, historiadores, formadores de opinión y comunicadores notaron, alarmados, desde que se inició el Papado de Su Santidad, Francisco I, que, en su caso, un nuevo virus, plaga, o síndrome había infestado al Vaticano, más peligroso que la burocracia y el estatismo, y es su militancia o simpatía con una ideología de izquierda, cercana al marxismo y al comunismo y que ya fue condenada por “no cristiana” y contraria a los intereses de la Iglesia por sus antecesores, Juan Pablo II y Benedicto XVI: la Teología de la Liberación.

Pero a Francisco las Encíclicas y bulas de sus antecesores, que, en términos estrictamente eclesiales deberían resultarle doctrinarios, no le dicen nada e insiste en predicar una doctrina social que condena la propiedad privada, abomina del liberalismo económico y promueve la pobreza que califica como “categoría teologal”, y que es imposible no se desborde en una política que apoya al socialismo y los gobiernos autoritarios y dictatoriales que le son secuenciales.

Y es aquí donde se bifurcan los caminos de la Iglesia Católica venezolana y los del Vaticano, pues, si hay una Iglesia nacional y una feligresía que estén experimentando con hambre, enfermedades y represión hasta dónde pueden llevar ideas equivocadas que prohíben la propiedad privada, la economía competitiva y el ascenso social como contrarios a las enseñanzas de Cristo, esa es la venezolana.

Hay hambre en Venezuela, y enfermedades y presos políticos, papa Francisco, hay un paisaje humano con miles de hambrientos que hurgan en la basura día tras día para procurarse mendrugos para subsistir, y miles de enfermos que rondan por farmacias, clínicas y hospitales buscando medicinas y atención médica, y no es por el capitalismo, la propiedad y el liberalismo, sino por un Estado socialista, benefactor y dictatorial que fabrica pobres para someterlos por hambre.

Horror contra el que lucha el 99 % de los prelados venezolanos, cardenales, obispos, sacerdotes y monjas, que se enfrentan sin vacilaciones y a riesgo de su salud y vida contra los abusos y atropellos de la tiranía, a la cual, el Vaticano juzga confiable y avala en diálogos que, simplemente, buscan alargar sus días.

Cercano, en fin, a un despotismo como el de Maduro que no cesa en sus agresiones a la Iglesia, como lo demuestran los asaltos y los actos vandálicos que han arrasado templos, la destrucción de imágenes sagradas en iglesias y plazas públicas, el robo de reliquias y bienes religiosos, y los atropellos a sacerdotes que no pocas veces han pagado con sangre su fidelidad a las enseñanzas de Cristo y su Iglesia.

Para no ir muy lejos, hace unos meses, un diputado que recientemente ha sido elevado al cargo de ministro para la Educación Universitaria por Maduro, un señor Roa, ofendió gravemente en su dignidad, a su Eminencia, el cardenal Jorge Urosa Sabino, y de paso, hirió lanzándole un micrófono en la cara a un diputado de oposición que lo defendía.

Pero no son cosas nuevas, sino que Chávez mismo, en persona, inició cruzadas de insultos y agresiones contra los cardenales Velasco y Castillo Lara, contra monseñor Baltasar Porras y Roberto Luckert y contra todos los hombres y mujeres de la Iglesia, que siempre denunciaron su crueldad socialista, dictatorial y totalitaria.

Hace exactamente 14 días, por ejemplo, el 14 de enero pasado, un dignísimo representante de la Iglesia, monseñor Antonio López Castillo, arzobispo de la Diócesis de Barquisimeto, decía en su homilía con motivo de la celebración del día de la Divina Pastora: “No creemos en el comunismo socialista fracasado. Nosotros creemos en la democracia, y por eso yo, como pastor, nunca me callaré. María nos proteja de caer en los sistemas totalitarios que impiden que el pueblo sea libre y digno. ¡Viva nuestro pueblo digno que quiere vivir en verdadera democracia”.

Lo oían, seguían y aplaudían miles de personas que participan en la misa de la catedral de Barquisimeto, los tres millones de feligreses que un día antes  se congregaron en la procesión de la patrona de Lara y los 30 millones de venezolanos que son mayoritariamente católicos, anticomunistas y demócratas.

 

Y también la Conferencia Episcopal Venezolana, CEV, que un día antes había escrito en un mensaje dirigido a la feligresía y al pueblo de Venezuela: “La ola de represión y persecución política que se ha desatado en los últimos días lesiona gravemente el ejercicio de la institucionalidad democrática. Solo en regímenes totalitarios se impide la libre manifestación de la ciudadanía”.

Una advertencia que también podemos hacer válida para el proceso de diálogo que se inició, celebró y fracasó entre noviembre y diciembre del año pasado, y que pretende reimplementarse sin participación de la oposición democrática enfrentada a la dictadura de Maduro, como fórmula para que la Iglesia se convierta en cómplice de un crimen de lesa democracia venezolana.

Y que nos obliga de nuevo a preguntarnos: ¿Por qué la Santa Sede, el Estado Vaticano y, más específicamente, el papa Francisco, compromete la independencia e imparcialidad que debería tener en un conflicto entre venezolanos, de los cuales, unos representan al comunismo ateo y otros a la Iglesia de Cristo, y contribuye a que la oposición democrática sea burlada una vez más por los maquiavelistas marxistas y para que la dictadura Maduro se perpetúe y aspire en devenir en una dinastía tipo Cuba o Corea del Norte?

¿La digna actitud de la Conferencia Episcopal Venezolana, CEV, de obispos como Ovidio Pérez Morales, Antonio López Castillo y Roberto Luckert y de sacerdotes como José Palmar y Lenin Bastidas, no le dicen nada a Berboglio, Parolín y sus portavoces en Caracas, Claudio María Celli y Aldo Giordano?

Pues parece que no, y la explicación del menoscabo con que actúan frente a una de las iglesias más heroicas del continente y del mundo, solo puede encontrarse en las reformas que emprendió Francisco desde que inició su Papado, y de las cuales, una en especial -querida a la Teología de la Liberación- lo acerca de manera irreparable al totalitarismo marxista y lo aleja del humanismo, la libertad y la democracia cristianas.

Nos referimos al tema de la pobreza, sublimemente expuesto por Jesús en El Sermón de la Montaña, pero en sentido alguno para concederles una suerte de categoría o virtud teologal, por la que tengan que sacrificarse valores cristianos tan fundamentales como el “Amaos los unos a los otros”,  “Mi reino no es de este mundo”, “Y al César lo que es del César y a Dios lo que es Dios”.

Y que son las verdades eternas en las que el cristianismo se refracta con el ateísmo marxista, que sí convierte a los pobres en una suerte de centro absoluto, inamovible y estático, a nombre del cual se pueden cometer crímenes, transgresiones e injusticias sin fin, puesto que, si el sentido de la vida es vivir y morir por ellos, ¿por qué privarnos entonces de transmutarnos de santos en asesinos, de inocentes en verdugos, y de víctimas en victimarios?

Palabras, ideas y pensamientos “más históricos y reales” de lo que comúnmente se admite y que referidos a la crisis que hoy se vive en Venezuela, es el horror por el que exigimos que el papa y el Estado Vaticano sean realmente cristianos y actúen como el Cristo redentor que se hizo uno con todos los hombres, y no con una clase especial de ellos, ya fueran ricos, pobres, blancos negros, hombres o mujeres..

Manuel MalaverManuel Malaver

Manuel Malaver es un periodista venezolano, exredactor de El Nacional, El Diario de Caracas y la revista Exceso. En la actualidad colabora con La Razón y es editor de Factormm.com. Síguelo en Twitter: @MMalaverM.

Share Button

El fundamentalismo religioso del cardenal primado de Perú

Cipriani: Un cardenal rechazado por el pueblo

El cardenal de Lima manifestó recientemente que si hay tantos casos de niñas que abortan después de ser violadas, la culpa hay que buscarla en la forma provocativa con que se visten.

Creo útil reproducir lo que escribió el teólogo Juan José Tamayo Acosta cuando fue nombrado este prelado, en la era de Woytila-Ratzinger en que el primer criterio de valoración de un príncipe de la Iglesia Romana era ser integrista y rechazar el Aggiornamento del Concilio Vaticano II

JPEG - 12.7 KB
Juan Luis Cipriani

Desconozco la reacción de los distintos países e iglesias ante el reciente nombramiento de cardenales. Sospecho que en la mayoría de los casos la actitud haya sido de indiferencia, como ha sucedido en España con el cardenal de Toledo.

Hay, sin embargo, un cardenal que ha sido recibido con todo tipo de prevenciones por parte de algunos de sus hermanos en el episcopado y con un rechazo expreso de no pocos de sus conciudadanos: Monseñor Cipriani, arzobispo del Lima, miembro confeso y convicto del Opus Dei, que apoyó abiertamente al régimen autoritario de Alberto Fujimori.

Las primeras críticas veladas, tras conocer la noticia de su ascenso al cardenalato, llegaron de la cúpula de la Conferencia Episcopal Peruana. El presidente de los obispos de Perú, monseñor Juan-Luis Bambarén expresó su deseo de que monseñor Cipriani, como cardenal, colaborase de manera más intensa en la búsqueda de la unidad y la reconciliación del pueblo peruano. Mostró también su esperanza de que mantuviera un compromiso mayor con los pobres. Dos propuestas en las que está firmemente comprometida la Iglesia católica peruana, desde sus dirigentes hasta las comunidades de base, y que vienen siendo obstaculizadas sistemática y programadamente por el nuevo cardenal, que siempre ha legitimado los modos represivos de Fujimori.. En la misma línea se sitúan las declaraciones de monseñor Irízar, secretario de la Conferencia Episcopal de Perú, quien se dirigió a los católicos pidiéndoles oraciones “para que el Señor le ayude (a Cipriani) a ser más santo y un servidor de todos nosotros”.

El malestar por su nombramiento se ha dejado sentir de manera especial durante la celebración de la primera misa que ofició como cardenal al aire libre en el atrio de la catedral de Lima, frente a la plaza de Armas. Delegaciones de organizaciones católicas afines a Cipriani ocuparon parte de la plaza. Lo mismo hicieron desde muy temprano jóvenes del movimiento Resistencia, contrario a la dictadura fujimorista, organismos de Derechos Humanos y grupos de mujeres católicas que critican al arzobispo de Lima por su apoyo al gobierno anterior, su desprecio a los derechos humanos y su lenguaje procaz. Cipriani ha llegado a afirmar sin rubor que los derechos humanos son una “cojudez” (= estupidez o tontería).

Las protestas se iniciaron en el mismo momento en que monseñor Brazzini, obispo auxiliar de Lima, citó el nombre de Cipriani al comienzo de la misa y se prolongaron a lo largo de toda la ceremonia. La homilía del nuevo cardenal fue repetidamente interrumpida con lemas como “Cristo es justicia, Cipriani corrupción”, que repetían a coro los manifestantes. Éstos llevaban carteles con afirmaciones como “Dios, líbranos de Cipriani”, portaban fotos del nuevo cardenal tachadas con el número 666, símbolo bíblico del Anticristo. Había pancartas que comparaban a Cipriani con el asesor presidencial Vladimiro Montesinos, fugado desde hace varios meses. Los grupos críticos han dejado claro que su protesta no se dirige contra la Iglesia Católica, sino contra el cardenal Cipriani.

El cardenal reaccionó preguntando a los manifestantes “qué derechos humanos defienden esos amigos, cuando no permiten una libertad de expresión religiosa” y les pidió: “Si no tienen fe, váyanse”. Pero es que la mayoría de ellos es creyente y su fe los impulsa a denunciar proféticamente los abusos del régimen de Fujimori, exigir justicia para los culpables de la represión, comprometerse en la defensa de los derechos humanos y optar éticamente por los pobres. En su homilía hizo una llamada al perdón y la reconciliación entre los peruanos y pidió que se renunciara a la venganza contra las personalidades del régimen precedente.

En el cristianismo primitivo había dos principios que se aplicaban a la hora de nombrar a los obispos; “Quien ha de servir a todos, debe ser elegido por todos”; “No se elija como obispo a nadie que no haya sido ratificado por el pueblo”. Ahí están las bases de la democracia en las iglesias cristianas, hoy olvidadas tanto en la teoría como en la práctica. Peor aún, yo creo que se han invertido, al menos en la Iglesia católica y de manera especial en el caso de la concesión del capelo cardenalicio a monseñor Cipriani. El nuevo principio eclesiocrático dice poco más o menos así: “Nómbrese cardenal -o obispo- a quien haya demostrado una probada fidelidad al Papa, aun cuando el pueblo cristiano y la ciudadanía lo rechacen”. Es una forma poco -o por mejor decir, nada- democrática de entrar en el siglo XXI.

Share Button

Puntos críticos del sistema educativo actual

CRÍTICA AL SISTEMA EDUCATIVO ACTUAL: «¡ABAJO CON LA PEDAGOGÍA PELUCHE!»

No se puede obtener una imagen de la realidad si solo la observamos desde un enfoque . Frente a las nuevas propuestas en educacion siguen vivos los planteamientos tradicionales, como aquello de La letra con sangre entra, o mas antiguo, el sistema espartano de formación. La presentacion de este documento, que simplemente al leer las siglas abc ya sabemos con que enfoque trabaja, no significa pues que estemos plenamente de acuerdo con el profesor alemán, pero sus criticas pueden ayudar a mejorar nuestros planteamientos.

La opinión sobre la educación en Alemania del profesor y psicólogo escolar Josef Kraus (Eichstätt, Alemania, 1949), presidente de la Federación Alemana de Profesores, es descrita por Rosalía Sánchez, corresponsal en Berlín de ABC (España), y que compartimos con fines únicamente educativos – pastorales, y analiza el sistema educativo, el rol de los padres, el stress escolar, el sistema de evaluación, la orientación vocacional, importancia de la lectura, la autoridad, el uso de los teléfonos móviles y dispositivos electrónicos,  y recomendaciones a los padres. En su libro “Wie man eine Bildungsnation an die Wand fährt: Und was Eltern jetzt wissen müssen” (Cómo conducir una nación que se forma como la pared: Lo que los padres necesitan saber ahora.) (www.amazon.de), Kraus “arremete contra lo que denomina la «pedagogía peluche»”.

Si bien el profesor Kraus analiza la realidad educativa alemana, como padres de familia y profesores nos será beneficioso conocer su análisis y critica a una educación que, según él, no prepara a los niños y jóvenes para la vida. En este mundo globalizado, en alguno o algunos escenarios escolares podríamos coincidir.

La acalorada crítica del profesor Josef Kraus al sistema educativo actual: «¡Abajo con la pedagogía peluche!»

Lo que están consiguiendo los sistemas educativos actuales en los que se trata al niño entre algodones.

Niños blandengues y adultos incapaces. Eso es, según Josef Kraus,lo que están consiguiendo los sistemas educativos actuales, en los que se trata al niño entre algodones, se evita a toda costa su frustración y se le mantiene en el limbo de una igualdad que no se corresponde con la realidad. Y algo debe saber del asunto porque es el presidente de la Federación Alemana de Profesores. El próximo 20 de marzo pone en la calle un libro en el que arremete contra lo que denomina la «pedagogía peluche» y en el que defiende que «cuantas menos dificultades encuentren los chicos en la escuela peor preparados estarán para afrontar las dificultades que encontrará en la vida». La presentación ya ha abierto un reñido debate en Alemania y ha apuntado un dedo acusador hacia los padres, en opinión de Kraus más preocupados en proteger a sus hijos y verse reflejados en sus éxitos que en enseñarles a vivir.

Su discurso a favor de una educación más espartana que sirva para fortalecer y hacer más resistente al individuo comienza con un análisis detallado de las consecuencias que están teniendo en varias generaciones los sistemas educativos nacidos del espíritu del 68, que tratan de exiliar de las escuelas la presión y el estrés. «Una escuela sin estrés y sin presión no es una buena preparación para la vida», defiende.

Critica una práctica muy extendida en muchos de los Bundesländer alemanes, que consiste en no valorar el rendimiento de los niños con una nota numérica, sino con un texto explicativo sobre sus avances y retos pendientes «que a menudo ni los padres entienden y que entran en una serie de detalles que acaban siendo más dolorosos que un aséptico suspenso». Se revuelve contra los padres que «embellecen» las tareas de sus hijos, recordando que «las tareas para casa son un elemento fundamental del aprendizaje de la independencia y la responsabilidad».

Insiste en que el hecho de que una gran mayoría de los estudiantes se oriente a la universidad es desaconsejable y solo sirve para que el nivel descienda, en perjuicio de la excelencia académica. «En Alemania hay 330 tipos de formación profesional y más de 17.000 estudios universitarios, eso conduce a una sociedad sobreacademizada e inoperante», asegura, «si todos tienen la selectividad, es como si ninguno tuviese la Selectividad». Y como buen profesor, pone tareas, especialmente a los padres.

«Los padres tienen que rebelarse contra este sistema, escenificar su protesta, olvidan que suponen un colectivo electoral al que los partidos tienen que hacer caso necesariamente. Son ellos los que deben tomarla iniciativa de la educación de sus hijos», arenga. Muy concretamente aconseja a los padres «desconfiar de coloristas programas lectivos que nunca se cumplen» y asegurarse de que sus hijos tienen que aprender memorizando muchos datos. «Los niños tienen que aprender hechos, todo lo que no sepan, se verán obligados a creerlo», señala.

«Sobre todo es necesario que en los colegios se vuelva a leer»,exige, «y me refiero a libros enteros, no a una página suelta de un libro sobre la que luego se plantean tareas de comprensión lectora… aunque solo sea por motivos pragmáticos… está comprobado que las personas que leen regularmente libros obtienen unos ingresos un 21% más altos que la media…». Y en este punto hace un paréntesis para explicar que los padres no deben obligar a los niños a leer, sino sencillamente darles ejemplo: «Sentarse a leer todas las tardes en el salón de la casa, en lugar de andar enganchados constantemente a los aparatos electrónicos que desaconsejan a sus hijos».

Kraus anima a los padres a «tener el valor de mostrar autoridad y a tomar las decisiones», contra la tendencia actual de dejar que los chicos elijan lo que aprenden y cómo lo aprenden: «Los niños necesitan a sus padres como agentes de decisión, como una autoridad positiva y como auténticos ejemplos», escribe, alentando a plantar resistencia a cualquier pedagogía complaciente con los niños porque «cuando no son contestados y no encuentran límites, se sienten perdidos y ni siquiera conocen lo que son capaces de hacer».

Algunas de sus recomendaciones a los padres parecen sencillas, pero para nada fáciles de aplicar hoy en día, como la que tanto repite: «háganles esperar, den largas a sus deseos, porque conseguir sus caprichos en el momento les evita prepararse para la derrota y formar su autodisciplina». Y denuncia, en un ejercicio de autocrítica corporativa, que tras muchas de las líneas blandas del sistema educativo lo que hay son profesores poco comprometidos que optan por la vía más cómoda. Se queja por ejemplo, de que se haya abandonado la práctica de «nachsitzen», que es como se dice en alemán a quedarse en el colegio después del horario lectivo para repetir una clase por no haber estado atento en su momento.

En este exhaustivo repaso, la peor parte se la llevan seguramente los teléfonos móviles y dispositivos electrónicos que los niños llevan en el bolsillo para estar permanentemente localizados, que aumentan la tranquilidad de los padres pero que reducen su campo de libre movimiento y que, sobre todo, evitan que se aburran. Kraus está convencido de que«los chicos necesitan aburrirse» y nos hace una seria advertencia: «El multitasking enferma».

Este contenido ha sido publicado originalmente por ABC (España) con Laura en la siguiente dirección: abc.es

Share Button

Acoso Laboral #moobing en Educación

El acoso laboral psicológico (mobbing), como una forma de ejercer presión, a través de la comunicación verbal agresiva e intimidante por parte del superior inmediato, de sus pares, o de una persona encargada para tal fin.Acciones que generan molestia, miedo, temor, inseguridad, y cuya finalidad es lograr que la persona tenga  estrés laboral, padezca el síndrome del burn out en  su lugar de trabajo, y solicite su traslado o presente su renuncia.

Este acoso laboral y/o abuso de autoridad, conlleva a enfermedades delicadas de inestabilidad laboral y emocional, conocidas por todos como ESTRES LABORAL;  o enfermedades psíquicas que limitan al trabajador, afectando su proyecto de vida y la labor  institucional. Si no se trata esta situación inmediatamente, puede llegar a ser un bomba de tiempo, máxime cuando se esta hablando de la comunidad educativa,donde se trabaja y se forman niños y niñas, trasladándose los problemas de los adultos al aprendizaje.

Es urgente que abordemos este tema, ya que está afectando a toda una comunidad educativa; y lo que es más importante, a la persona humana en su integridad.

Es importante destacar, que el colegio es el lugar donde pasamos la mayor parte de nuestras vidas, donde se debe tener un ambiente sano y agradable, dado que los hechos positivos como negativos, repercuten directamente en la formación de nuestros alumnos, a quienes debemos inculcar:  seguridad, sentimientos, mejores conocimientos, acompañamiento, orientación sana y conducente con la suficiente claridad y dinamismo. Estos objetivos no se pueden lograr, si quien los transmite, está siendo violentado en su integridad personal y profesional.

…”La comunidad docente es uno de los sectores profesionales con más tendencia a sufrir patologías relacionadas con los factores psicosociales, producidos entre otras causas, por las relaciones interpersonales que se establecen a diario entre alumnado,
profesorado y padres de alumnos.”..(Libro: “Herramientas de gestión del estrés en centros escolares”.)

Esto provoca en numerosas ocasiones, una serie de patologías que conllevan al
estrés laboral, “síndrome del quemado o burnout” y acoso laboral o mobbing, llegando a producirse una insatisfacción generalizada en el trabajo. Partiendo de esta realidad, y para intentar desentrañar los múltiples elementos que participan en estas situaciones, pasamos a determinar qué entendemos por riesgo psicosocial: “son aquellas condiciones presentes en una situación laboral directamente relacionadas con la organización del trabajo, el contenido del trabajo y la realización de la tarea, y que se presentan con la capacidad para afectar el desarrollo del trabajo y la salud del trabajador”.

¿Que es el acoso laboral?

Las características principales para detectar los casos de mobbing o acoso laboral y
diferenciarlos de otros comportamientos, son:

  •  No es un comportamiento casual, sino que busca obtener un efecto perverso: la destrucción y la exclusión del trabajador.
  •  Los conflictos puntuales o los desencuentros son parte de las relaciones humanas y no son situaciones de acoso psicológico. El escalamiento de un conflicto en el tiempo, sin una gestión proactiva, puede llevar a casos de mobbing.
  •  El mobbing no queda acreditado por la “sensación” de la víctima de ser acosada, sino por la existencia de comportamientos reales de hostigamiento, que se repiten en el tiempo, contra la persona y de forma sistemática.

 

Share Button