a organización de la Democracia en PARTIDOS como problema

 

La organización de la Democracia en PARTIDOS como problema

La cuestión de la ineficiencia de la forma de organizar la represantación de la voluntad del pueblo soberano en Partidos es hoy un problema vital para la msma existencia de la democracia. .Desde la famosa crítica de Robert Michels en 1911 describiendo la organización de los partidos, como jaulas de hierro en que una oligarquia manipula todos los flujos de información necesaria a la toma de decisiones, sin repreentatividad democrática, hasta hoy, la forma concreta de organizarse en partidos politicos no ha mejorado nada. El cada vez mayor absentismo de las clases sociales menos favorecidas (la clase alta, tradicionalmente de derecha sigue votando en una proporción incomparablemente mayor que la de la clase obrera) es un signo bien claro de que algo falla en el actual sistema politico.

La alternancia en el poder de uno u otro partido se ha convertido casi en una mera sustitución de siglas, un formulismo vacio de sentido. La parte de la sociedad que percibe que esos cambios de siglas no van a mejorar su calidad de vida va aumentando –   y habria que estudiar si el aumento de desigualdad social y desaparición progresiva de la clase media no es otro signo de que vivimos una crisis muy profunda del sistema politico.

Junto al índice de abstención, que en las democracias occidentales se acerca al 50%, debemos considerar otro síntoma de la situación realmente patológica en que se encuentra la democracia parlamentaria y de partidos: es la reaparición de formas antidemocráticas de  tipo fascismo que actualmente se autodenominan Populismos.  Como bien diagnosticó Hannah Arendt, más que de izquierda o derecha, la salud del sistema se manifiesta en el aumento o en el control a las tendencias totalitarias. Los extremos se unen. Esto se ha visto claramente en la forma en que el partido comunista francés pidió que no se apoyara a Macron

 

Share Button