Las emociones y los niños conflictivos

¿Cómo actuar con los niños conflictivos y sus emociones?

Antes de comenzar es importante aclarar que no todo niño que tenga algún problema es el resultado de una mala educación por parte de los padres. Existen muchos niños que necesitan expresar sus sentimientos y no saben cómo hacerlo. Otros niños simplemente demandan mayor atención. Cuando el niño no es escuchado u observado todo lo que él necesita, entonces se enoja.

¿Cómo debemos manejar las emociones de los niños problemáticos?

En primer lugar hemos de decir que un niño es problemático pues necesita expresar o decir algo pero que aún no ha encontrado los medios para hacerlo.

Esto puede o no estar asociado con la crianza, la institución, escolar, el trato de los niños entre sus compañeros, angustias  que tenga él en relación a algún tema en particular, etc. Pero no conseguiremos mucho si nos detenemos en este aspecto. Por el contrario sugerimos realizar los siguientes pasos:

 

  • La observación

Luego de observar al niño por un tiempo prudencial, podemos llegar a la conclusión de que él tiene un problema (o varios) y que no sabe expresar lo que le sucede.

Aún no sabemos si el mismo está relacionado con algo emocional orgánico o psíquico, etc. Es importante aclarar que la manifestación de las emociones o la falta de estas pueden tener un origen biológico-orgánico o emocional-psíquico.

A menudo esta primera detección del problema la hace un docente o los mismos padres.

 

  • Indagación

En este punto es importante no preguntar de manera directa al niño “qué problema tiene” ya que, si no lo ha podido decir hasta ese momento y tienen un comportamiento problemático es porque, indefectiblemente, no puede elaborar una respuesta en palabras.

 

  • Dar aviso

Es importante dar aviso a la escuela o a los padres. También resulta ser de utilidad que un gabinete psicopedagógico intervenga o al menos esté al tanto de lo que le ocurre al niño.

Esto no se realiza con el objetivo de que el niño se sienta observado sino que, por el contrario, se intenta dar aviso a las personas idóneas para ayudar al niño a expresar lo que le sucede.

 

  • Actuar en consecuencia

Una vez detectado el problema y habiendo dado aviso a quienes corresponden, el docente, padre o persona encargada del niño que haya detectado el problema inicialmente, puede realizar diferentes actividades para profundizar en la problemática. Esto lo puede hacer de forma individual aunque siempre es conveniente la intervención de un gabinete psicológico o psicopedagógico que guíe.

Las actividades que se pueden llevar a cabo son muchas:

 

  • Expresión corporal
  • Expresión musical
  • Dibujo libre
  • Asociación de palabras
  • Juegos para controlar la ira
  • Juegos para estimular la función empática

 

Estas actividades se pueden adaptar a cada niño dependiendo de sus edades.

Todo esto pone en perspectiva el comportamiento del niño dado que, es mediante estas actividades que el niño descubre (por empatía) que él ha actuado de un modo que al resto le molesta (puesto que las emociones violentas son las negativas y las que afectan al resto de los niños).

 

En alguna de estas actividades el niño empezará a expresarse aunque no lo hará abierta y literalmente. Es por eso que sugerimos la intervención o el complemento de un psicólogo que contenga al niño y a su entorno.

 

¿Cuánto tiempo se deben llevar a cabo cada una de estas actividades?

El proceso hasta descubrir qué es lo que le ocurre al niño es lento y dependerá de cada niño en particular y de la gravedad de lo que le suceda. Sin embargo es conveniente escoger una actividad y llevarla a cabo por al menos 2 meses.

Share Button

ELA La Esclerosis Lateral Amiotrófica

La Esclerosis Lateral Amiotrófica o ELA

“La Esclerosis Lateral Amiotrófica o ELA es una enfermedad neuromuscular progresiva que afecta las motoneuronas y las vías de conexión entre el cerebro y la médula espinal. Mundialmente se dice que en promedio afecta 0.8 a 2.4 cada 100.000 personas nuevas por año.
Menos de un 10% de los pacientes con ELA tiene un familiar de primer grado afectado y a ellos se los considera ELA familiar.
El restante 90% no tiene antecedentes familiares de la misma enfermedad por lo que se las llama formas de ELA esporádicas”, afirma la doctora Gisella Gargiulo-Monachelli de la Asociacion de Esclerosis Lateral Amiotrofica de la Republica Argentina
La enfermedad afecta principalmente músculos voluntarios, es decir los que uno puede dirigir mentalmente.
Las motoneuronas que son las más largas de las células nerviosas, van del cerebro a la médula espinal (motoneurona superior) y de ésta a los músculos de todo el cuerpo (motoneurona inferior).
Cuando las motoneuronas no funcionan adecuadamente, el cerebro no puede iniciar y controlar el movimiento muscular.
No afecta en forma primaria los músculos de movimientos automáticos, como los del corazón, el aparato digestivo o la vejiga; ni los sentidos como la visión, la audición, el gusto y la olfación.
La ELA afecta a cada persona en forma diferente, y es difícil predecir específicamente cuál va a ser la experiencia de cada uno. Hay situaciones en que la enfermedad deja de progresar o progresa en forma muy lenta. Otras en las que puede progresar en forma rápida.
El equipo de salud que sigue a cada paciente podrá proporcionar más información acerca de la evolución de cada enfermo en particular.
Típicamente la enfermedad evoluciona gradual y progresivamente y cada individuo es distinto al otro.
El inicio de la ELA puede ser tan sutil que los síntomas pueden pasar desapercibidos o confundirse con otras enfermedades.
La demora habitual en llegar al diagnóstico suele variar entre 12 y 20 meses.
Los síntomas iniciales pueden incluir movimientos espontáneos, calambres o rigidez de los músculos; debilidad muscular afectando una pierna o brazo; palabras arrastradas o nasales (disartria); o dificultad para masticar o tragar (disfagia).
Estas quejas pueden progresar hasta una debilidad importante, asociada a atrofia muscular que es un adelgazamiento marcado de los músculos, y esto llevar al médico a sospechar ELA.
La parte del cuerpo afectada por los síntomas iniciales depende de cuáles músculos se afectaron primero. En algunos casos, los síntomas primero afectan una de las piernas y los pacientes, sienten dificultades para caminar o correr y notan que se tropiezan y tienen caídas más seguidas. En otros casos, se afectan el brazo o la mano y se  dificultan tareas simples que requieren habilidad manual como abotonar una camisa, escribir o girar una llave en una cerradura. Otros pacientes tienen problemas para pronunciar las palabras (disartria).
Existen los que llamamos síntomas de la motoneurona superior que incluyen rigidez muscular (espasticidad) y reflejos hiperactivos (hiperreflexia). Un reflejo anormal, llamado signo de Babinski (extensión del dedo gordo del pie cuando se estimula la planta del pie), aparece como signo de afectación de la motoneurona superior.
Síntomas por compromiso de la motoneurona inferior incluyen debilidad, atrofia, calambres y movimientos espontáneos (fasciculaciones) de los músculos. Para ser diagnosticado con ELA un paciente debe presentar signos y síntomas de afectación de la motoneurona superior e inferior que no puedan ser atribuidos a otras causas.
Si bien tradicionalmente se decía que era una enfermedad que no afecta la personalidad, las emociones y las funciones mentales, esto se ha modificado recientemente con estudios en los procesos de pensamiento (cognición y conducta) de los pacientes con ELA.
De hecho, actualmente es sabido que la ELA no afecta en forma exclusiva al sistema motor, ya que hay compromiso de otras esferas en menor medida. Hasta un 10% puede tener alguna alteración que afecte por ejemplo, el poder planificar algo, ser mentalmente flexible, tener buena atención y el hablar usando las palabras adecuadas (función ejecutiva y lenguaje).
En un 15% de los casos puede afectar la esfera emocional con indiferencia, enojos hasta agresividad e impulsividad. Entre un 5 a 20% puede llegar a tener una demencia.
En la última década ha habido importantes avances en la comprensión del cerebro, sistema nervioso y genética de la ELA. Descubrimientos en estas áreas llevan esperanza a las personas con ELA y sus familiares en que nuevos tratamientos se desarrollen.
Los investigadores actualmente saben algo de qué sucede en la ELA, pero no comprenden en forma completa el porqué. De algún modo los nervios que controlan el movimiento son incapaces de estimular la contracción muscular y así el músculo se debilita. Otro de los objetivos en la investigación actual de esta enfermedad es poder llegar al diagnóstico en forma más temprana utilizando nuevas herramientas (biomarcadores)
Share Button

Inteligencias Múltiples

LA DIVERSIDAD PEDAGÓGICA es una realidad en todas las aulas, no importa el nivel ni la modalidad de la que se trate.
Es innegable que todos los hombres somos diversos por naturaleza y debemos percibir que todo individuo incluye en su ser habilidades y limitaciones, actitudes, pensamientos, sentimientos y comportamientos DIFERENTES que tenemos que aceptar y potenciar.
Esta visión implica una actitud positiva y dinámica frente al ser de nuestro alumno que merece todo nuestro respeto y consideración al momento de impartirle conocimientos en la escuela.
Todos los seres humanos aprendemos de distinta forma y, en algunas ocasiones y frente a algunos contenidos, necesitamos diversas ayudas pedagógicas ( de tipo personal, técnico o material) a fin de asegurar el logro de los objetivos educacionales.
El docente, en este caso, debería emplear diferentes herramientas para dar respuesta a las demandas específicas del alumnado concreto que tiene a su cargo.
Para poder diseñar ACTIVIDADES adecuadas a la POTENCIALIDAD DE nuestro ALUMNOS te presentamos dos servicios Educativas: Un Taller On Line para aprender a Evaluar y Estimular las Inteligencias Múltiples de tus alumnos y una nueva Publicación Digital denominada “Cómo Aprendo” que trata sobre la valoración de la Motivación y los Estilos de Aprendizaje.
Share Button

Ideas para motivar a los estudiantes para que aprendan

Sabemos lo difícil que puede ser lograr la motivación en nuestros estudiantes.
  1. Definir el reto con precisión. Estaremos más motivados a aprender si la tarea que debemos desarrollar se corresponde con nuestras habilidades: no tan fácil como para que nos aburra, ni tan difícil como para sentirnos frustrados. Haz que el ejercicio a resolver mantenga a los estudiantes al límite de sus habilidades y aumenta la dificultad a medida que vayan mejorando.

  2. Comenzar con la pregunta, no con la respuesta. Memorizar información es aburrido, mientras que descubrir la solución de un acertijo es estimulante. Presenta el material que hay que aprender, no como un hecho consumado, sino como una pregunta que pide ser explorada.
  3. Alentar a los estudiantes a mejorar su propia marca personal. Algunas tareas de aprendizaje, como memorizar las tablas de multiplicar o una lista de nombres o hechos, simplemente no son interesantes por sí mismas. Para lograr la motivación alienta a tus estudiantes a competir contra ellos mismos: que lo hagan una vez como para establecer una base, y luego haz un seguimiento de cuánto van mejorando (en velocidad y exactitud).
  4. Conectar el aprendizaje abstracto con situaciones concretas. El método de estudio de casos ha probado ser muy efectivo para los estudiantes de negocios, medicina y leyes. Aplica conceptos y teorías abstractas en un escenario del mundo real, analizando y dando sentido a situaciones que involucren a personas reales.
  5. Que sea social. Arma un grupo de aprendizaje o haz que los estudiantes encuentren compañeros con quienes puedan compartir sus descubrimientos o confusiones. Divide las tareas en partes y haz que tomen turnos siendo docentes y estudiantes. El simple acto de explicar lo que están aprendiendo en voz alta los ayudará a entender y recordar mejor.
  6. Profundiza. Casi cualquier tema es interesante una vez que te adentras en él. Asigna la tarea de convertirse en el experto de un aspecto puntual del material que tus estudiantes deben aprender. Luego lleva ese aprendizaje afuera, explorando cómo ese conocimiento se conecta con las otras partes de las cuales necesitan aprender.
¿Se te ocurre alguna otra estrategia para fomentar la motivación? 

escribila en los comentarios del blog

Share Button

La empatía del maestro es clave para el desarrollo académico del alumno

Hay indicios de que afecta también en la secundaria

 

Un estudio de larga duración realizado en Finlandia ha demostrado que la empatía del maestro con el alumno es clave para que éste esté motivado y desarrolle sus capacidades. Es más importante que los materiales educativos y el tamaño de las clases, y no solo en los primeros años, sino que hay indicios de que afecta también en la secundaria.

Los maestros empáticos mejoran la motivación y las habilidades académicas de los niños, como la lectura, la escritura y las habilidades aritméticas. Un ambiente positivo creado por el profesor también salvaguarda y aumenta la motivación de los niños para el aprendizaje, de acuerdo con el estudio finlandés Primeros pasos actualmente en curso en la Universidad de Finlandia Oriental, la Universidad de Jyväskylä y la Universidad de Turku, todas de Finlandia.

La importancia de la empatía y una actitud cálida en el aula sigue siendo un fenómeno poco estudiado en ciencias de la educación. Sin embargo, varias investigaciones han demostrado que la interacción entre el maestro y el alumno es más importante para los resultados que los factores estructurales, como los materiales educativos y el tamaño de las clases.

Además, estudios anteriores han encontrado que la interacción profesor-alumno es un factor importante durante los primeros años de escuela, pero hay indicios de que esta interacción que juegan un papel importante también después, cuando los retos académicos son mayores y la interacción protectora maestro-alumno puede ser menos intensiva.

“Estamos estudiando en qué medida la relación profesor-alumno en la escuela secundaria (13-16 años) puede estar relacionada con las excelentes calificaciones en lectura de Finlandia en el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, PISA”

El éxito del sistema educativo finlandés se atribuye a menudo a un gran respeto por la profesión docente y a tener profesores altamente cualificados, a la igualdad en la educación, y al mantenimiento de las pruebas estandarizadas al mínimo

AF

Share Button

¿Por qué debemos incorporar las TIC en la escuela?

La tecnología hace más de tres décadas que está presente en nuestra vida cotidiana, en todas las actividades: sociales, económicas, culturales… ¡hasta los ancianos debieron aprender a enfrentar pantallas, tarjetas magnéticas y dispositivos para poder cobrar su jubilación!, a una edad en la cual sólo una gran necesidad hace que tanta gente se disponga a aprender nuevas habilidades.
Sin embargo las TIC no han impactado en las escuelas del modo en que sería esperable, teniendo en cuenta que la misión fundamental de la escuela es preparar a los estudiantes para el futuro.
Si bien las tecnologías ya no son parte sólo del futuro, sino del presente, y felizmente cada vez son más intuitivas y requieren de menos “aprestamiento”, la escuela sigue resistiéndose a hacerlas parte de su día a día. ¿Por qué? 
Varios factores influyen:
 
Algunos docentes temen que los alumnos, los tan mentados “nativos digitales” sepan más que ellos y este desconocimiento los hace desistir de incorporar las TIC en sus clases.
La falta de conectividad o la mala calidad de la misma en las escuelas hace que parezca una tarea imposible proponer actividades que requieran el uso de las TIC, porque todo puede fallar.
Aunque en Argentina se han repartido más de 5 millones de netbooks aún hay muchos alumnos que no disponen de dispositivos electrónicos, y esto se repite en la mayor parte de los países de América Latina.
 
Frente a las dificultades que nos son insalvables debemos decir que las ventajas de incorporar tecnología en el aula son muchas y debieran impulsarnos a intentarlo.
Algunas ventajas de incorporar la tecnología en la educación:

A través de las TIC, las imágenes, audios  y videos pueden ser fácilmente utilizados en la enseñanza, y favorecen notablemente el aprendizaje y la memoria retentiva de los estudiantes.
El docente puede diversificar y enriquecer los contenidos académicos aprovechando las múltiples fuentes de información de internet, y así llegar a los estudiantes con distintos lenguajes, más centrados en los intereses y posibilidades de los alumnos.

Las variadas herramientas TIC que ofrece la web ayudan a los docentes a explicar fácilmente temas complejos, y favorecen la comprensión por parte de los estudiantes. Además pueden estimular más el pensamiento crítico.
Las TIC ofrecen condiciones adecuadas para el aprendizaje cooperativo y hacen del alumno un aprendiz más activo.
Permiten que el maestro privilegie su rol como facilitador de aprendizaje
estimulando un estilo de aprendizaje más libre y autónomo en los estudiantes.
La calidad de la formación docente y la capacitación profesional permanente en herramientas TIC son, sin dudas, fundamentales para lograr una educación de calidad. Por ello la UNESCO promueve las iniciativas relacionadas con la integración de las TIC en la formación de docentes, apoyando a los grupos que trabajan en esa especialidad.
La formación hoy está al alcance de todos a través de cursos on line gratuitos y arancelados que ofrecen las universidades, y otras instituciones educativas oficiales y privadas, además la web ofrece inagotables recursos educativos de libre acceso.
Lo fundamental para capacitarse en el uso de las TIC es tener una ACTITUD 2.0 y el convencimiento de que es posible aprovechar las TIC, con miras a garantizar la educación inclusiva y equitativa de calidad, porque según como se las emplee las TIC pueden acrecentar o acortar las brechas sociales.
¿Qué opinan?
Share Button

Necesidad de cultivar la Inteligencia Emocional

Sin educación emocional, no sirve saber resolver ecuaciones

Los grados de Magisterio no forman a los profesores en gestión de las emociones, clave para el desarrollo de los niños

Rafael Guerrero es uno de los pocos profesores de la Universidad Complutense de Madrid que enseña a sus alumnos de Magisterio técnicas de educación emocional. Lo hace de forma voluntaria porque el programa académico de los grados en Maestro en Educación Infantil y Primaria -nombre de la carrera de Magisterio tras la llegada del Plan Bolonia– no incluye ninguna asignatura con ese nombre. “Muchos de los problemas de los adultos se deben a las dificultades en la regulación de las emociones y eso no se enseña en la escuela”, explica Guerrero.

Se trata de enseñar a los futuros maestros a entender y regular sus propias emociones para que sean capaces de dirigir a los niños y adolescentes en esa misma tarea. “Mis alumnos me cuentan que nadie les ha enseñado a regularse emocionalmente y que desde pequeños cuando se enfrentaban a un problema se encerraban en su habitación a llorar, era su forma de calmarse”, cuenta el docente. Inseguridad, baja autoestima y comportamientos compulsivos son algunas de las consecuencias de la falta de herramientas para gestionar las emociones. “Cuando llegan a la vida adulta, tienen dificultades para adaptarse al entorno, tanto laboral como de relaciones personales. Tenemos que empezar a formar a profesores con la capacidad de entrenar a los niños en el dominio de sus pensamientos”.

La inteligencia emocional es la capacidad de sentir, entender, controlar y modificar estados anímicos propios y ajenos, según la definición de quienes acuñaron el término a principios de los noventa, los psicólogos de la Universidad de Yale Peter Salovey y John Mayer. La inteligencia emocional se traduce en competencias prácticas como la destreza para saber qué pasa en el propio cuerpo y qué sentimos, el control emocional y el talento de motivarse, además de la empatía y las habilidades sociales.

Tras revisar los programas académicos de los grados en Magisterio, Pedagogía, Psicología y Psicopedagogía de las univerisdades públicas españolas en 2016, el Grup de Recerca en Orientació Psicopedagògica (GROP) de la Universidad de Barcelona (UB) concluyó que en España solo hay una universidad pública que ofrece desde 2012 la asignatura Educación Emocional en el grado de Magisterio, la Universidad de La Laguna, en Tenerife. “Cuando pensamos en el sistema educativo, por tradición creemos que lo importante es la transmisión de conocimientos de profesor a alumno, a eso se dedica el 90% del tiempo. ¿Qué pasa con el equilibrio emocional? ¿Quién habla de eso en la escuela?”, señala Rafael Bisquerra, director del Posgrado en Educación Emocional de la UB e investigador del GROP.

Los jóvenes con un mayor dominio de sus emociones presentan un mejor rendimiento académico, mayor capacidad para cuidar de sí mismos y de los demás, predisposición para superar adversidades y menor probabilidad de implicarse en comportamientos de riesgo -como el consumo de drogas-, según los resultados de varios estudios publicados por el GROP. “La educación emocional es una innovación educativa que responde a necesidades que las materias académicas ordinarias no cubren. El desarrollo de las competencias emocionales puede ser más necesario que saber resolver ecuaciones de segundo grado”, apunta Bisquerra.

LA LAGUNA, LA PRIMERA EN EDUCACIÓN EMOCIONAL

La Universidad de La Laguna, en Tenerife, es pionera en la creación de una asignatura específica de Educación Emocional en el grado de Magisterio. Hoy es la única universidad pública española que contempla esa materia como obligatoria en su plan de estudios. En 1992 introdujeron por primera vez en la entonces diplomatura de Magisterio una asignatura a la que llamaron educación socioafectiva.

“Si analizas tu vida, son las experiencias cargadas de emociones las que han marcado los puntos de inflexión, los momentos decisivos. ¿Cómo no vamos a luchar para conseguir que se forme a los niños desde el colegio en el manejo de sus emociones?”, cuenta Antonio Rodríguez, profesor de Psicología Evolutiva de la Universidad de La Laguna e impulsor de la asignatura.

Mayor rendimiento académico y mejor convivencia con su entorno son las ventajas fundamentales para los niños, según los estudios liderados por Rodríguez. “Es esencial aprender a gestionar el miedo o la ira. Primero hay que formar a los docentes para que estos puedan ser un modelo a seguir para los niños en el aula”, indica Rodríguez.

Los elevados índices de fracaso escolar -el 20% de los jóvenes españoles de entre 18 y 24 años abandona el sistema educativo sin haber finalizado la Secundaria, según datos de Eurostat-, las dificultades de aprendizaje o el estrés ante los exámenes provocan estados emocionales negativos, como la apatía o la depresión, y todo ello está relacionado, según Bisquerra, con deficiencias en el equilibrio emocional. “Focalizar las clases en las capacidades lingüísticas y lógicas exclusivamente se puede considerar una estafa del sistema educativo”, critica el docente, que ha publicado más de 15 libros sobre la materia.

Bisquerra es uno de los precursores en España de la aplicación de la educación emocional al ámbito académico. Cuando empezó a investigar en 1993, aún no existía ese término, que a finales de los noventa usó como título en una de sus publicaciones. Lo que está fallando, según el experto, para que los diferentes niveles educativos no contemplen esos contenidos es la falta de sensibilización, tanto por parte de la administración pública como del profesorado. “La regulación de las emociones consigue que los estímulos que nos rodean nos influyan lo mínimo posible. Nuestro comportamiento depende, en gran medida, de cómo nos sentimos, y ni los profesores ni las autoridades se lo toman en serio”.

En su opinión, el cambio tiene que arrancar con la formación del profesorado, con la transformación del grado de Magisterio. “En la UB no hemos convencido al número de profesores necesario como para modificar el plan de estudios. Lamentablemente, los procesos de cambio educativo son muy lentos”, añade Bisquerra, que en 2005 publicó La educación emocional en la formación del profesorado, donde propone un modelo de asignatura para los profesores de educación Infantil, Primaria y Secundaria con teoría y actividades prácticas.

PREVENCIÓN DE TRASTORNOS PSICOLÓGICOS

Las habilidades en inteligencia emocional son un factor importante en la prevención de trastornos psicológicos, concluye el artículo Los efectos a corto y medio plazo de la formación en inteligencia emocional en la salud mental de los adolescentes, publicado en el Journal of Adolescent Health en 2012, y elaborado por un grupo de investigadores de las universidades públicas de Málaga, Huelva y el País Vasco.

“Muchos de los desórdenes psicológicos suelen aparecer durante la adolescencia -como los cambios bruscos de carácter, el abuso de sustancias o los trastornos en la alimentación-. Una de las causas de esos problemas mentales es la incapacidad de gestionar los estados emocionales”, señala el estudio, para el que se formó a 479 adolescentes españoles de 13 años en un programa de educación emocional durante dos años.

La inteligencia emocional ayuda en dos campos fundamentales. En el intrapersonal, donde permite reducir la intensidad y la frecuencia de los estados de ánimo negativos causados por acontecimientos adversos del día día; protege del estrés y puede ayudar a mantener un estado de ánimo positivo y así prevenir la ansiedad o la depresión. En un segundo plano, el estudio señala que los adolescentes con altas capacidades para percibir y gestionar sus emociones y las de otros, presentan relaciones con sus familiares y compañeros mucho más satisfactorias y de apoyo.

Los objetivos de la educación emocional, según las guías de Bisquerra, son adquirir un mejor conocimiento de las emociones propias y de las de los demás, prevenir los efectos nocivos de las emociones negativas -que pueden derivar en problemas de ansiedad y depresión-, y desarrollar la habilidad para generar emociones positivas y de automotivarse. En el año 2002 la UB lanzó su primer posgrado en Educación Emocional, que hoy también ofrecen otras universidades públicas como la de Málaga, Cantabria o la UNED, entre otras.

Una de las experiencias piloto en formación del profesorado en educación emocional la lideró en España la Diputación de Guipúzcoa que, entre 2006 y 2010, formó a más de 1.500 docentes de colegios e institutos públicos de la provincia. Bisquerra fue uno de los encargados de coordinar los cursos, así como de elaborar 14 manuales que están disponibles para cualquier docente con decenas de actividades para aplicar en el aula. La Universidad del País Vascose encargó de evaluar los resultados. “La comprensión y regulación de las emociones por parte de los profesores redujo los niveles de ansiedad y de burnout (en español, síndrome del trabajador quemado)”, indica Aitor Aritzeta, profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad del País Vasco. En los alumnos, se redujo la conflictividad en el aula.

En un estudio paralelo liderado por Aritzeta, en el que se formó a un grupo de 200 universitarios en técnicas de inteligencia emocional, se demostró que tras dos años de instrucción los alumnos que habían recibido la enseñanza mejoraban sus resultados en los exámenes una media de 1,5 puntos respecto al resto de estudiantes. “Aprendieron a manejar el estrés y los niveles de ansiedad se redujeron un 18%”, asegura el docente.

Enseñar a los docentes a mirar, escuchar y entender las necesidades de un alumno es el objetivo principal de Rafael Guerrero, profesor de la Complutense con el que arrancaba esta historia. “Puede parecer obvio, pensar que todos los maestros tratan así a los chicos, pero no todos lo hacen. Nadie está dispuesto a reconocer el abandono emocional”, señala. Enseñar a los jóvenes a afrontar problemas desde el principio y a desarrollar tolerancia a la frustración. Acabar con la frase “eso son tonterías, ponte a hacer la tarea” es la máxima que Guerrero quiere para sus alumnos y futuros maestros.

Share Button

Intervención psicológica sobre abuso sexual infantil

Se considera abuso sexual infantil cuando existe una diferencia de al menos 5 años de edad entre el que comete el abuso (perpetrador) y la víctima, existiendo una negativa por parte de la víctima ante el acto y una omisión de la misma por parte del perpetrador.

En muchos casos, el problema se agrava cuando el abuso se comete con niños muy pequeños que no tienen conciencia sobre el tema ni tienen habilidades suficientes para evitarlo. En otros casos, el perpetrador del abuso sexual es una persona cercana al niño (familiar o conocido), lo que supone un hecho aún más traumático para el menor.

Si el niño no es capaz de afrontar el trauma, puede convertirse en un trastorno de estrés postraumático, en el que reexperimenta una y otra vez el acto aversivo, sintiendo sensaciones muy intensas que no le permiten continuar con su vida. El impacto psicológico distorsiona el autoconcepto, la visión sobre el mundo y las capacidades afectivas de la víctima, además de una sexualidad traumática, problemas conductuales, pérdida de confianza y sentimientos de indefensión, los que provocan que el niño actúe con actitudes pasivas, poco asertivas y de retraimiento.

Share Button

Inteligencia naturalista

 

La inteligencia naturalista es la capacidad de categorizar elementos del entorno reconociendo sus diferencias y el modo en el que se relacionan entre sí, y de utilizar esta información de para interactuar con ellos de manera beneficiosa.

Quienes poseen esta habilidad son observadores y amantes de la exploración y experimentación de nuestro entorno natural. Como ejemplos tenemos a los biólogos, veterinarios, ornitólogos, ambientalistas, etc. Puede ser detectada en muchos niños que conservan una tendencia biológica e instintiva a establecer un vínculo con el mundo natural donde encuentran una serie de cualidades únicas: una realidad que no ha sido creada por el hombre.

La importancia de formar una conciencia ambiental global desde la educación preescolar para preservar los recursos naturales a futuro, implica estimular el desarrollo de la inteligencia naturalista. Para fomentar este tipo de inteligencia en niños podríamos realizar las siguientes actividades:

  • Ir al parque, recoger hojas caídas y armar un álbum con ellas en casa.
  • Ir a la playa, explorarla, jugar con arena y agua.
  • Visitar refugios de animales para conocerlos de cerca y mostrar interés en la defensa de estos.
  • Leer cuentos sobre animales o elementos de la naturaleza.
  • Sembrar una planta en una maceta y cuidarla.
  • Concientizar acerca del medio-ambiente y de cómo es afectado por fábricas, uso de agroquímicos y otros elementos contaminantes.
  • Realizar actividades relacionadas con el cuidado del agua

Las personas que no dañan o contaminan el ambiente en el cual viven pueden ser consideradas personas con inteligencia naturalista.

Algunas personas notables que poseen este tipo de inteligencia son Charles Darwin y Cesar Millán

Bibliografía consultada

*Wikipedia, la enciclopedia libre

*Gardner, Howard (1998). “A Reply to Perry D. Klein’s ‘multiplying the problems of intelligence by eight'”. Canadian Journal of Education

*https://psicologiaymente.net

*http://app.kiddyshouse.com/maestra/articulos/inteligencia-naturalista.php

*http://inteligenciasmultipleseib.blogspot.com.ar/2009/06/inteligencia-naturalista-7.html

Características de la inteligencia kinestésica

¿Sabes qué es la Inteligencia Corporal Cinestésica?

FAQ

 

Share Button